Serían 59

posted in: Uncategorized 0
Cumplí 57. A pesar de algún majadero pronóstico cumplí 57 y doy fe de vida...de buena vida, por ustedes los de siempre, los lejanos, los cercanos, los viejos y los nuevos, los de todos los días y los de vez en cuando; los presentes, los ausentes y los disidentes;  los obligados y los espontáneos, los imprescindibles y los ocasionales por ustedes y ante ustedes, doy fe de vida... DE BUENA VIDA

Homenaje:
1. m. Acto o serie de actos que se celebran en honor de alguien o de algo.
2. m. Sumisión, veneración, respeto hacia alguien o de algo.
3. m. Juramento solemne de fidelidad hecho a un rey o señor, y que a veces se hacía también a un igual para obligarse al cumplimiento de cualquier pacto.

 

Julio 2013 Estaba tirado en la cama pensando, uno de esos raros días con unos minutos de mas que me dan el lujo de hacer eso, solo pensar por algunos momentos y Eduardo fue lo que me vino a la cabeza. La idea salió casi de inmediato y la acción fue pedir la cooperación de cuanta persona quisiera participar en un gesto de solidaridad con él en esos momentos difíciles.

Las respuestas tomaron mas de lo que esperé y el deterioro fue mas rápido que lo que nadie hubiera querido. Unas semanas después el primer objetivo era obsoleto.

Decidí entonces hacerle un libro homenaje y continué pidiendo la cooperación de quienes quisieran.
En general los mensajes estaban llenos de tristeza y enojo. Incluyendo mis propias palabras entonces.

La tristeza colectiva que recabé me hizo posponer el proyecto.

Hoy su recuerdo me llena de alegría y calienta mi corazón en estas tierras heladas. Como todos ustedes que están leyendo no dejo de sentir el vacío, pero trato de llenarlo con recuerdos lindos que me producen esa alegría y calor.

Haciendo este ejercicio ¡me he reído tanto!,  leí y re-leí algunos de los mensajes que me mandaba de vez en cuando y como la primera vez que los leí terminé llorando de risa. Estoy convencido de que la vida es lo que decidimos que sea y yo decidí que de Eduardo, los momentos alegres, intensos, positivos, emotivos y llenos de amor son los únicos que tienen espacio en mi mente.

Hermano, hoy en tu cumpleaños 59, comparto con todos algunos textos y fotos de los que recabé entonces a manera de homenaje a quien fuiste para todos nosotros y al que nunca dejarás de ser en nuestros pensamientos y corazones.

A todos ustedes lectores de este homenaje, les pido que comenten, que participen y que si quieren y pueden compartan fotos y anécdotas lindas que estoy seguro todos ustedes tienen. Al final esto es algo que nos une y que tiene por meta dibujar una sonrisa en nuestros corazones recordando al hijo de Betty y Eduardo, el hermano de Ana Laura, Miguel y Francisco, el padre de Natalia, el esposo de María Luisa, el primo de Francisco, Rita María, Carlos, Juan, Mario, Quique, Paco, Ana, José Ricardo, Teresa, Javier Catalina y Alberto. Tío de Axel, Claudia, Santiago, Fernanda ... en fin creo que ya me entienden aquí.
Por favor, compartan el enlace para que cuanta persona Eduardo tocó con su personalidad pueda participar en este homenaje. Ustedes saben quienes son ellos y ellas, a los amigos, maestros, compañeros, y ... los 10,000 extras que seguramente se me escapan, extiendan esta invitación.
Si deciden compartir... lo que sea, pues nomás publiquenlo en los comentarios o si prefieren me lo pueden mandar a mi correo que yo luego luego lo incorporaré a este blog post ( o como se diga en español )

Gracias a todos.

 

COMENZAMOS...

 

Quique Hübbe

Cuando tenia yo unos 7 U 8 años, me quedaba a dormir en tu casa, como sabes bien tu papá era ya militar retirado y tenia muchas cosas de militar como fundas de pistola, ballonetas, una granada (desactivada), cascos y uniformes.  Pues un dia nos dió por jugar a la guerra, la trinchera de Eduardo era un extremo de su cama, y mi trinchera en el extremo de la cama de la China y entre balacera y gran batalla que le aviento la granada, en ese momento se para Eduardo, quitándose el casco y rájatelas! en la mera cabezota. Le salió tremendo chichón pero no lloró, se aguantó como los machos porque si no se acabarían las guerritas... je je.

También (después) nos encerrabamos en el baño para echarnos unos cigarritos, normalmente como dos cada quien. La bronca era que cuando llegaba tu mamá y entraba al baño y olía a cigarro, la pasta de dientes desaparecía!..jaja.

La razón por lo qu enunca lo voy a olvidar es porque cuando me amarro las agujetas me acuerdo de el, cuando me rasuro, cuando me amarro una corbata y cuando cruzo una calle... todo eso y mas me lo enseñó tu hermano que pasa mí será por siempre.

 

EDU con mama chavito

 

Pensamientos de Betty en Septiembre de 2013

No se cómo empezar a escribir todas las anécdotas que vivimos durante 57 años.

Hubo muchas alegrías, alguno que otro contratiempo y por supuesto como me tocó ser su mamá regaños también.

Tengo muchas anécdotas que me vienen a la mente, como cuando me fui a vivir a Mérida y Ana Laura y Eduardo se quedaron en México en casa de mi hermana Ana María. Cuando Eduardo estaba de vacaciones iba a Mérida en los meses de más calor y con el pretexto de quitar las hojas de la alberca de casa de Melba se pasaba las horas remojado en el agua hasta tarde cuando ya no había tanto calor. O cuando iba a una cafetería al aire libre y se pasaba las horas con unos amigos cantando hasta la madrugada (claro, esto era los sábados que los demás no tenían escuela) o cuando el era adolescente y nos íbamos a Sisal, un puerto a 40 minutos de Mérida y se ponían a jugar beisbol con todos los primos. Todos nos divertíamos.

Cuando las primas cumplieron 15 años, Eduardo fue chambelán de Bertha Minelia, de Nenina, de Ana Laura y todos los dias eran una fiesta en los ensayos del vals.

Cuando jugaba fútbol americano en el equipo de Pumitas  y le íbamos a echar porras, o cuando entró al Colegio Militar en unas vacaciones y solo aguantó 15 dias y se rajó.

En 1969, a los 13 años se fue conmigo a Washington D.C. en un viaje a visitar a un amigo de su papá: Enrique Perez Casas. Sus hijas, (las de Enrique) Prisky e Isolda, trajeron al gordo en jaque todo el viaje. De ahi fuimos a Nueva York y lo unico que Eduardo queria era conocer el estadio de los Yanquis. Enrique manejó por horas hasta que lo encontramos. Solo dar una vuelta al rededor fue suficiente para tenerlo contento y sonriendo.

Ultimamente llegaba a mi casa a buscarme para llevarme al hospital y cuando llegaba a la casa gritaba CHINA! vámonos! o llamaba por teléfono y con ese tono juguetón de siempre y gritaba Beatríz! que estás haciendo? Voy a una reunión en Polanco y quiero pasar a visitarlos... si había beisbol, se ponia a comentarlo con su papá... En 57 años, se acumulan muchísimas anécdotas que son dificiles de recordar porque duele saber que ya no habrá mas.

Buen hijo, hermano, esposo, padre y amigo que siempre estaba dispuesto a ayudar y apollar a quien lo necesitara es como lo conocimos y lo que es.

Gracias chino por 57años que me regalaste.

Te quiero mucho y siempre te recordare.

 

 

Explorar0024

 

Pensamientos de Claudio

Era un día gris y lluvioso, eso creo. Muy temprano en un salón de clases vacío y la posibilidad de iniciar una pesadilla académica y de vida. Al oir la puerta veo un hombre alto, fuerte y con cara de pocos amigos. Un saludo rápido, quizá un solo gesto con la cabeza y algunas palabras típicas de un saludo sin mucha intención de amistad. Después, tal vez propuse ir a desayunar ya que nadie entró más al salón: ni maestros ni otros compañeros, eso fue después.

De ahí solamente creció el mundo; de ser solamente Escalante, creció a Vadillo y después a Hubbe, también a Martínez y a muchos más. Creció más y más. De hacer tareas en casa ajena pasó a reuniones, fiestas, rallys, noviazgo y al final en Ana, Axel y Claudia.

El mundo se hizo más grande. Pasó de amigos a mejores amigos a socios y familia y así como creció después, después, después... nadie podría saber qué pasó. Sólo es la vida, así es la vida, así fué la vida. Pero hoy sabemos más: juntos y separados, maduramos nos ayudamos, crecimos y mejoramos. La amistad mejora a los involucrados y yo soy mejor gracias a toda esa historia que comenzó en un salón de clases, frío y casi vacío, donde hubo poco ahora hay mucho. Gracias a ese hombre alto, fuerte y con cara de pocos amigos.

 

sonrisas

 Pensamientos de Enrique Flores

Hay poca gente que con tan poco contacto con uno quedan presente en la manera en uno crece.

Mi relación directa con Eduardo se limitó a simplemente saber que era el hermano mayor de Miguel. Lo que sé de Eduardo lo sé por Miguel, por la admiración y respeto que Miguel siempre mostró por su Hermano Mayor.

Teniendo a Miguel como mi íntimo amigo, mi casi-hermano, pues no se extraña que uno encuentre trazos de la influencia positiva de una figura como Eduardo, y que luego de casi treinta años lo tenga yo presente.

Desde detalles chuscos como cuando siendo miembro del equipo de futbol Americano resultó Eduardo regañado por el couch porque en la posición de arranque subía mucho la cadera, y con la sutileza característica de un couch de futbol Americano le amenazaron que en esa posición la mierda se le baja a uno a la cabeza...,

Hasta detalles que realmente forjan carácter, como el negocio de Eduardo, que tuvo la visión para establecer una consultoría de impacto ambiental, en México, en los días en que a nadie le importaba el impacto ambiental.

Recuerdo luego de uno de los manjares en casa de sus papás a los que yo tuve el privilegio de ser constantemente convidado, durante los primeros años del negocio de Eduardo, tenía trabajando a Miguel y a quien se dejara en calidad de soporte de lo que se necesitara. Una de las amistades de Miguel hizo el comentario escandaloso de que Eduardo era un jefe muy severo, y que cómo cambiaba fuera de la oficina. Que en la oficina a todos regañaba por cualquier detallito que faltara a sus espectativas...

“Las cosas se tienen que hacer bien, y punto” señaló Eduardo ... con una convicción y fuerza..., que hoy por hoy, luego de 25 años de esa charla, lo tengo presente en la manera con que trato a mis subordinados, contratistas y proveedores.

Gracias Eduardo.

Y si de admiración se trata, es imposible que un chamaco de 12 años no se quede con la boca abierta al conocer la calidad de mujer que el gran Eduardo atrajo con su caracter a su vida...., y es imposible que un hombre de 43 años no deje de sentir orgullo, y hasta envidia de la buena por saber que ahí está a su lado y contemplar todo lo que han alcanzado juntos.

Todo va a estar bien.

Que Dios los bendiga a todos.

 

EDU Vaquerook

Pensamientos de Lulú y Federico Rodriguez

En 1971, los que estos escriben, María de Lourdes y Federico, se encontraban administrando una unidad ganadera, con dos mil quinientas vacas de la raza Aberdeen  Angus, denominada “EL Ojo”  en una superficie de cuarenta y un mil hectáreas, en Durango. Vivíamos en un hermoso casco de hacienda.

Nuestro entrañable amigo Eduardo Vadillo Acevedo, por razones de trabajo conoció el lugar; le gustó tanto que nos propuso que Eduardo pasara sus vacaciones con nosotros, a lo cual desde luego accedimos.

Cuando llegó Eduardo,  María de Lourdes se había dado a la tarea de hacer algunos cambios de mobiliario en las diversas habitaciones del casco, así que aprovechando la corpulencia del joven lo encargó de mover dichos muebles, cosa que le produjo un apetito extraordinario, por lo que tuvimos que adelantar el día de surtir la despensa; lo cual se hacía en la ciudad de Durango distante 90 kilómetros del rancho, 35 de los cuales era terracería.

Afortunadamente para Eduardo, a los pocos días se nos ocurrió pedirle al caporal, Layo, que se lo llevara un día con los vaqueros a las labores de manejo del ganado. Así que María de Lourdes lo proveyó de unas tortas y refrescos para que pasara el día y muy temprano salió al recorrido.

Aquello fue el éxito. Los vaqueros acostumbraban llevar unas riquísimas gorditas de maíz rellenas de sardinas y frijoles o de carne de codorníz que cazaban; mientras que Eduardo llevaba tortas de carne, queso y frijoles también, mismas que decidió intercambiar con las gorditas de los vaqueros.

A partir de ese día, de lunes a viernes, a las 6 de la mañana le estaban tocando la ventana de su cuarto con un caballo ensillado, para que, convertido en un vaquero más, los acompañara en los trabajos del ganado y así vivió feliz los casi dos meses de vacaciones.

Los vaqueros lo rebautizaron, primero como: “Mi señor” y después simplemente como “Misi” y quiero decirles que cuando se fue, lo extrañaron por un buen tiempo; sobretodo Layo, el caporal, hombre rudo, que lo guio y enseñó con cariño; el que Eduardo supo ganarse.

 

toro volador 2

Aquí los correos favoritos que alguna vez compartió conmigo:

Eduardo y su experiencia con Los Toros

Todo inició con una curiosa plática de sobre mesa por ahí de fines del año pasado en donde hablando de caballos salió a relucir el tema del rejoneo y la doma de potros, la monta de alta escuela  y otras minucias de las que casi ignoro todo. Fue ahí, precisamente ahí donde  dije que me gustaría ver a un rejoneador bueno. Algunos meses después sucedió que recibí llamada paterna invitándome a la corrida en la que se lidiarían 6 toros 6 distribuidos así: 4 toros 4 de la ganadería de Cuatro Caminos y 2 toros 2 de la de Montecristo, además la invitación llegó en fecha precisa, porque fue precisamente el fin de semana previo al Súper Bowl, así que los acereros de Picsbur y yo estábamos velando armas para el gran día.

Los matadores en turno fueron el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, motivo de mi asistencia a la plaza, Manolo Arruza y Javier Ocampo. La cita entonces fue a las 2:30 de la tarde porque el evento incluía, desde luego la ingesta de tacos placeros…es decir de los que venden afuera de la plaza de toros.

Llegamos a la tal plaza y estacionamos el auto en la proximidad del “coso de Insurgentes” –nunca he sabido por qué le llaman coso y no cosa…si es la plaza…misterios taurinos o arcanos del idioma…supongo[1]- estacionamos decía enfrente de la representación en el D. F. del gobierno de Sinaloa donde personal de tropa recibió amablemente al capitán y donde por módicos 20 pesitos mi patrimonial Pointer quedó al resguardo de ex personal del ejercito mexicano…a qué más seguridá.

Caminamos hacia la plaza al puesto taquero elegido por la experiencia del C capitán y en el inter transitando lentamente por entre la multitud avanzaba la camioneta transportadora de matador de toros. A su paso la gente le saludaba, se apiñaba alrededor del vehículo solicitándole autógrafos y sonriéndole al grito de “suerte mataor…” que por cierto nunca había escuchado en ese contexto. El tal matador no se veía nervioso ni agitado pensando en que se enfrentaría a tremendos animalazos…más bien sonreía apacible tratando de moverse lo menos posible por la incomodidad del saquito que traía puesto, el que, si bien parado frente al toro luce (como traje de luces que es), sentado en el asiento derecho de un camionetón parece bastante incomodo.

En fin, poco a poco tanto el matador en su vehículo como nosotros nos fuimos trasladando cada quien a su destino, es decir el torero no se a donde y nosotros a los tacos. Una vez instalados en silla de plástico y mesa de plástico con mantel de cuadros rojos y blancos también de plástico un amable señor ofreció los de cecina, arroz, frijoles, nopales con queso, chicharrón prensado moronga, longaniza y demás esperpentos culinarios…mientras mi guía por tales lugares, es decir tú papá repetía repetidas veces que nunca se ha enfermado del estómago por causa de la ingesta de los surtidos ofrecidos, así que cecina, nopales y arrocito…pa’ empezar, con cerveza Victoria yo y el capitán boin de mango…o algo similar. Los tales tacos estaban ¡¡buenísimos!!, así que repetí la dosis mientras veía pasar a un montón de mujeres de todo tipo como corresponde, desde las feísimas hasta las guapísimas, todas ellas seguras de que en verdad los toros son sólo un pretexto para admirarlas a ellas y sus atuendos y que los anexos que las acompañan (o sea los acompañantes…) son un mero accidente dominical, mientras que, por su parte,  ellos piensan que sus acompañantes son complemento de su atuendo y tan lucidoras (las guapas y guapísimas, porque las feas y feísimas…más bien como que van alejaditas y medio que nadie las pela a menos que sea estrictamente necesario) como las botas de donde beben cualquier cantidad de marrascapaches, vinos, licores y hasta cubas con coca lai, lo que representa un problema porque el gas infla la bota y el líquido sale con tal fuerza que puede hacer que a los menos hábiles se les manche la camisa.

Total que poco antes de las 4:30 tomamos nuestros asientos en el segundo tendido de sol, que a mi se me hacía lejísimos y que estaría con el sol inclemente pegándome en los ojos tres cuartas partes del evento (te acordarás que acá el sol sale hartas horas al día y la mayor parte pega fuerte y es picoso, especialmente en nuestros crudos inviernos), pero resultó un sitio bastante cómodo, con buena vista y casi sin molesto sol. Así, a las 4:30 EN PUNTO (acá entra aquello de que en este país lo único que empieza siempre a tiempo son las corridas de toros) dio inicio todo un ritual compuesto de varias partes, a saber y como lo recuerdo, ocurre más o menos así.

Primero el juez de plaza (funcionario de la delegación Benito Juárez que debe estar presente en todas las corridas) da la orden para que inicie el “paseillo” o sea la salida de quienes participan en el asunto. Esto lo preside el Alguacilillo, que es un señor de bigotito y con vestimentas del siglo XVI incluyendo chambergo con pluma, montado en un caballito alazán flaquito y pequeñito, detrás de quien salen todos los toreros, sus asistentes, picadores, monosabios, con sus camisas rojas o azules y pantalones blancos, que son como los conserjes e intendentes, arrastra cadáveres y hacedores de otras tareas de tal laya que me parece que son los que más chambean. Y luego unos señores que nadie sabe qué hacen ni por qué están ahí pero de todos modos sonríen al público que sin ser poco no llena la plaza. Al final salió el tal rejoneador en un caballo que ¡qué barbaridad! Alazán tostado con crines adornadas y cola trenzada a paso regio y elegante, destacando del montón por su propia presencia, claro los caballos de los picadores y el del señor antiguo de bigotito pos…nada que ver verdá…

Pablo hermoso

 

 

El siguiente asunto es que el juez de plaza que está sentado en un palco casi hasta arriba y que de lejos luce un poco empinado…y donde por cierto también están unos músicos cuya función narraré después… autoriza al alguacilillo que le de las llaves de la puerta de toriles a un señor vestido de charro campirano quien corre por el burladero para situarse justo  donde obviamente, se abre la puerta para que salgan los toros corriendo y contentos.

Después transcurre en el ruedo un tiempo entre aplausos del respetable, sonrisas de todos contra todos, abrazos de algunos con algunos, mientras que en las tribunas…mejor dicho tendidos, que así se llaman en los cosos, los pasodobles animan a quienes van buscando su lugar para acomodarse. En esas andaba cuando caigo en cuenta que todos los que están sentados a mi alrededor y más allá tienen cara como de ser los únicos que saben un secreto, el más secreto de todos, mientras yo, que para efectos prácticos estoy asistiendo por primera vez a esos asuntos tengo, seguramente, cara de no saber nada…ni secretos ni cosa pública ni nada y en cambio veo horrorizado pasar frente a mi, no a toros sangrantes ni toreros con las tripas en las manos…cuantimenos caballos de picadores todos “cuerniados” en la panza…nooo…frente a mi pasan vendedores vendiendo vasitos de plástico en los que unos objetos rosa-anaranjado- amarillento de consistencia fofa flotan en un líquido nauseabundo grisáceo-rojizo y que anuncian como “cueeeritoooos, lleve sus cueeritooos”… y la gente…los compra…y pior…¡se los comen!…mientras en el ruedo una camioneta avienta agüita para que no se levante la polvadera a la hora de la corrida, trato de recuperar la serenidad tras contemplar el dantesco espectáculo descrito.

Y ahora si, desde el balcón del juez de plaza donde te decía que habían unos músicos, suena clarín y redoble anunciando el inicio de la corrida y el primero en salir es el toro y luego el rejoneador en un tordillo, y lo primero que hace es pasarle la grupa frente a los cuernos de un toro que persigue al caballo y llega a quedar a unos 20 cm de las patas traseras, arrancando del respetable olés e interjecciones admirativas del tipo: ¡¡aaaahhhh!!. Clava dos rejones unidos a un palo largo y luego va a cambiar de caballo. Sale con un alazán obscuro más lindo que el primero y luego de unas corretizas, como que no se sienten a gusto caballo y jinete y sale a cambiarlo en lo que los picadores castigan al burel (nótese que poco a poco el lenguaje se torna más taurino) entre las mentadas del respetable. Ahora es un tordillo vinoso delgado y ágil con el que hace unos lances emocionantes, cabalga por el ruedo lo persigue el toro que no parece tener mucha prisa por alcanzarlo…más bien parece un poco incómodo porque le han clavado cosas punzantes. Seguro se pregunta por qué se siente débil (no puede ver que le anda sangrando el lomo) y cambio de caballo. Ahora es un tordillo nuevo que también participa de las “corretiadas” y al cabo de unos minutos el rejoneador arranca a matar y clava el adminículo para matar (cuyo nombre ignoro pero debe ser como un rejón de algo…o algo así), el toro pone cara de ora si me cargó el pintor, se deja marear por los ayudantes del Pablo ese que ha bajado del caballo y se para frente al agonizante que se le queda viendo así como diciendo…hijo…que gacho…dobla las patas y rueda por la arena entre aplausos más o menos emocionados de los espectadores. Finalmente se le acerca un ayudante y le clava la puntilla y el toro adopta inmediatamente la posición de rigor mortis, es decir literalmente estira las patas y rueda de manera definitiva en la arena

Se hace una pausa, salen las mulas de arrastre enjaezadas y medio aburridonas, conducidas por algunos monosabios (de camisa azul) quienes enganchan el fiambre a unos palos y salen corriendo  arrastrando al cadáver (de ahí el apelativo de las mulas). Ahora sale la camioneta del agua, da vueltas y vueltas en el ruedo mientras en los tendidos se reanuda enjundiosa la vendimia que se había suspendido y aletargado en tanto se realizaba la faena al primero de la tarde.

Toca el turno al segundo de la tarde. “Pajarito” con 503 Kg entrepelado bragado bien puesto de cornamenta (datos obtenidos del programa..desde luego) que sale a toda carrera buscando a alguien como queriendo pelear pero resulta que en el ruedo todavía no hay nadie y entonces, así sin más, salta sobre las tablas, donde apoya los cuartos traseros y en unos segundos se encuentra entre los asientos de la segunda fila del primer tendido de sombra y pasan dos cosas curiosas. Los primeros 10 segundos todos quienes estamos en la plaza nos quedamos mudos de la impresión, de manera que se puede sentir el silencio mientras vemos como el toro avanza entre las butacas sin tirar cornadas…más bien como diciendo:

…uuppss…estoy en un gran problema y me urge salir de aquí…

Una vez pasada la primera impresión se empiezan a oir gritos y murmullos, mientras la gente cercana a donde está el toro trata de huir  sin tener mucho espacio y ahora la cosa está divida entre los que tienen en la cara el terror reflejado, los que no saben bien qué pasa aunque el toro les esté pasando por encima y los que se ríen de puro nervio y espanto. Algunos en su afán de salir de ahí saltan al burladero (como 2 metros) y de ahí al ruedo . En un punto del recorrido el toro se atora (eso suena a que es una actividad propia de esos animales, es decir el toro se atora el tarugo se ataruga, el tonto se atonta…etc…), no sin antes propinar tremendos empujones a una señora que nomás no supo que hacer. Ahí atorado, llegaron varios ayudantes de los toreros (creo que son los subalternos) y dieron muerte al Pajarito que al final fue descabellado por el rejoneador. Luego siguió el trasladar a los heridos o golpeados a la enfermería de la plaza en lo que entre la gente se empezó a comentar el asunto, hecho histórico que no había ocurrido nunca antes en los 60 años de la plaza.

Lo que vino después fue bajar a los 503 Kilos de carne y huesos al ruedo, tarea que llevó unos 15 minutos. Una vez ahí salieron las mulas, engancharon al toro volador (se entiende que los monosabios fueron quienes lo engancharon, no las mulas) y entre rechiflas y silbatinas fue arrastrado hasta desaparecer por la puerta…de salida…

Ya repuesto el espectáculo tocó el turno al torero saludado cuando llegábamos, Manolo Arruza quien dio capotazos, cambió el tercio (anunciado por los músicos del palco de la autoridad), clavó pares de banderillas estupendamente (ha de ser cosa difícil eso de ir corriendo de frente hacia un animal con cuernos que pesa más de 500 Kg sin sentir cosa en el estómago) recibió fuerte empujón y posterior revolcada por el toro, lo que desde luego arrancó alaridos en el hipersensible público, mató de certera estocada y recibió oreja y vuelta al ruedo recogiendo cualquier cantidad de prendas de vestir y todo tipo de gorras, cachuchas y sombreros. Como el toro lució bravo el juez dio la orden de homenaje que se cumple con un arrastre lento…que las mulas y monosabios no cumplieron, lo que les valió la rechifla y mentada unánime.

No obstante, publico contento y esperando al siguiente de la tarde, que le tocó al chamaquito con facha de ser el novio del obispo de Ecatepec que sabedor que las cosas de este mundo también son de su incumbencia y que entre esas cosas está el golf y los toros es apoderado del tal Javier Ocampo, un X para quienes nada sabemos que toreó X y recibió algunos corteses aplausos…nada que relatar.

A luego volvió a salir el rejoneador en otro alazán hermoso y alegre que jugueteaba con el toro y mira…así de cerca le pasaba el cuerno a las patas del caballo mientras el rejoneador lo cucaba para clavarle los rejones largos. Cambio de tercio según lo indica clarín y redoble. Mientras más avanza la faena, los caballos, en especial el último, otro tordillo especializado en…en…pues en engañar al toro, empieza a tomar cada vez mayor presencia en el ruedo, sus movimientos son tan elegantes, valientes, divertidos que por momentos se me olvidaba que el tal caballo llevaba un jinete encima y que es en verdad éste quien lo conduce…de todas maneras, el caballo hace giros, caracoleos, se deja medio alcanzar por el cuerno del toro para después, salir a galope feliz y contento.

En otros momentos, se para, se enfrenta al toro, lo cita materialmente y en verdad no distingues a jinete de caballo cuando el toro respondiendo a la provocación embiste a lo que tiene enfrente, hombre caballo...centauro pues y entonces a unos pocos centímetros del encontronazo el caballo gira, engaña al toro, se mueve en cosa de segundos de izquierda a derecha, se escurre por un flanco permitiendo al rejoneador clavarle los rejones cortos, banderillas u lo que sea como se llamen los mortíferos instrumentos para después alejarse caracoleando con gusto y alegría entre el griterío de la gente y mi maravillada estupefacción…

¡¡¡OOOLLEEEE!!!...

así hasta que llega el turno a la suerte de la estocada final…para esos momentos todo el mundo aplaude, grita, se emociona  y yo no salgo de mi sorpresa de ver lo que la pareja hombre caballo son capaces de hacer. Arrancan a matar y el puyazo es tan certero que casi inmediatamente el toro cae como fulminado mientras el rejoneador baja del caballo y rueda feliz frente al toro que está absolutamente muerto…

TORERO…TORERO…

El juez de plaza desde las alturas agita 2 pañuelos blancos, señal de que ha otorgado las dos oreja que el público ha solicitado…la ovación se hace mayor y presiona al señor quien saca ahora un pañuelo verde…también el rabo….BRAVO…todo mundo contento y feliz…vuelta al ruedo ceremonia de recoger prendas de todo tipo sonrisas por todos lados…¡qué bien..:!

Y sale el quinto de la tarde, lo lidia Manolo Arruza, este también se salta las tablas y corre por el burladero…y la corredera de gente que todavía tiene fresca la estampa de Pajarito haciendo estropicios en el tendido…y le abren una puerta para que por ella regrese al ruedo y….la salta también como si estuviera en los110 con vallas…alarido del público…luego de dar más de media vuelta por el pasillo, le abren una segunda puerta y regresa a la arena ...ffffiiiuuu…nada pasó…

En realidad a partir de ese momento nada pasó…El torero que fue ovacionado en su primer toro, ahora con la rodilla vendada y el traje medio roto recibe con estoicismo la rechifla del respetable porque no pudo hacer faena a un toro medio gordo y chaparrito que se resbalaba y caía por momentos porque le faltaba fuerza. Finalmente el novio del obispo aburre y se desespera porque tampoco este toro salió bueno…y le hace mala faena y lo medio mata de buena estocada y se enoja el niño X y dice que va a regalar otro toro para ver si ese no le sale vano. El juez de plaza primero dice que no y el obispo le mienta la madre a grito pelado, luego algo pasa y permiten la lidia de otro toro pero a esas alturas ya eran las 7 de la noche y más bien tú papá ya se quería ir …y pos yo también porque ya había visto justo lo que quería ver y aunque fue como salirnos en la octava entrada…esta vez no me importó.

Varias semanas duró el comentario del Pajarito saltando la barda…por la televisión la imagen pasó decenas…centenas de veces, la repitió CNN y otras cadenas y noticieros en el mundo. Parece que buena parte de la población planetaria la vio y la que no…fue, o porque vive en el norte de Islandia, en el centro de Burkina Faso o porque las corridas de toros y sus incidencias le importa un pepino. La semana pasada salió del hospital la señora más herida, antropóloga de profesión y aficionada a los toros desde hace más de 20 años. Dice que le anda urgiendo que el médico le de su alta para regresar al tendido… eso dice. De los otros, nomás el susto y algunas luxaciones, salvo un señor de algo más de 70 años que al brincar del tendido al pasillo rompiese la cadera.

Así pasó según yo.

Guardo el programa del evento para demostrar que asistí bien acompañado y presencié el hecho histórico…

La siguiente semana la esperaba con gusto y espectación. El partido no me gustó pero igual festejamos el triunfo de Picsbur...

Abrazo

Yo (Eduardo)

[1] En realidad el diccionario dice que coso es aquél lugar cerrado para corridas de toros y otras fiestas públicas, y en su segunda acepción se refiere a la calle principal de algunas poblaciones…pero sabiendo eso se le quita el sentido al chistorete…así que el dato se puede ignorar.

 

IMG_2051

 

Eduardo escribe acerca de como el periódico Reforma se chupó mi creatividá literaria.

How could you??

Me caee que cuando te fuiste parecías un ente creativo....¿que te han hecho esos norteños?..pocas veces he leido un texto tan esperado y que después de tanta expectativa resultara ¡¡¡¡TAAAN ESQUEMÁTICO!!!...y ligeramente...mmmm...buen...cómo decirlo....soñoliento...

oh hermano menor...

A poco no se te ocurrieron cosas como:

Estabamos en la sala de la casa donde vivimos, un espacio común...me refiero a la sala, no a la casa, cuando entró fulanácea de tal, una saskachehuanense muy simpática que habla en varios idiomas a la vez, para invitarnos a tomar un helado en el centro de Guelph (dato irrelevante porque todos sabemos donde están pero...para redondiar....) porque ahí es donde se concentran los comercios y las cosas más importantes del poblado donde nomás viven unas 150,000 personas, rodeados por ríos, bosques donde hay hartos animalitos y un lago. Como aún el clima es benigno y los atardeceres tranquilos y luminosos aceptamos la invitación. Salimos todos en tropel a alcanzar el camión que pasa con exactitud cronométrica cada media hora, mientras troya, desde el fondo del jardín donde habita feliz, ladraba al oir nuestro bullicio.

En la heladería yo me encargué de pedir lo que Santiago san y Rosy (Fernanda estaba en su enormísima escuela que queda como a ....uupppsss...no dices en tu relación de hechos a cuanto tiempo o distancia queda...) que querían porque todavía el idioma es una limitante, incluso para mi. Entiendo como el 75% y lo demás o lo intuyo o lo invento, lo que ha provocado en no pocas ocasiones situaciones chiuscas o confusas pero que hemos siempre resuelto bien porque la gente en el pueblo (al menos con quienes hemos interactuado) están dispuestas a ayudarte y a entenderte, además de amables e interesadas. A los pocos días que llegué abrí una cuenta de banco en Toronto* que está a unos 100 Km de la casa (por cierto se aceptan donativos, el número de cuenta es.....) y el día de mi cumpleaños el funcionario que me atendió me llamó para felicitarme...no mandó botella de vino como hace El Palacio de Hierro, pero se preocupan por el cliente. En fin, creo que la gente es así  porque Canadá es una tierra de inmigrantes, hemos topado con_________(aqui puedes poner con quienes se han topado) y todos, pero especialmente la gente que nos ha recibido se han preocupado por hacernos sentir cómodos y seguros...etc...

*ENTIENDO QUE ESE NO FUE EL CASO PERO ES PARA DARLE HILAZÓN AL RELATO....

Parte de esa cosa chusca es que el otro día Rosy y yo fuimos a una junta en la escuela de San (por cierto tanto él como su maestra se esfuerzan por entenderse cada día mejor....) y ambos nos quedamos con cara de WHAT,  no sólo por la velocidad con la que hablan sino porque hicieron referencia a cosas y lugares de años anteriores o asuntos de los que todo mundo está enterado, menos nosotros dos, desde luego...después de todo resulta divertido aunque un poco tensionante.

Con respecto al trabajo el pentatlón es una actividad todavía nueva entre los jóvenes parte de mi trabajo...etc...

Y así por el estilo...de cualquier manera es bueno saber que las cosas caminan y que caminan bien y que es bueno saber que todavía no te topas con los tontos y nacos que allá habrá. Espero que cuando aparezcan tus ulceradas visceras tengan nuevo color y buena vida...y estoy seguro que poco a poco y con el ejercicio de la escritura nos harás saber de alegrías y tristezas, éxitos y sustos y superarás el daño sufrido por tantísimos años de leer notas en el lugar ese donde trabajabas...

En fin, en realidad no importa cómo escribas, con tal de que los sigas haciendo, que entre bostezo y bostezo uno siempre disfruta la noticia.

Abrazo y abrazo de tu hermano mayor que, como el español...contestará raudo tus comunicaciones.

 

P1040133

 

Eduardo y el 15 de Septiembre

Durante buena parte de mi infancia y adolescencia temprana, la cosa militar y los símbolos patrios estuvieron muy cercanos a mi cotidianidad. En las paredes de mi cuarto por algún tiempo en lugar de carteles de rockeros (de los Teen tops...aunque también podría haber sido Led Zeppelin), deportistas o mujeres en bikini o de plano alguna sin recatos, nomás en piel; tenía un cuadro con... la vera efigie del lábaro patrio...o sea la bandera nacional...

y en otra pared el retrato de los astronautas...ya sabes Amstrong, Colins y Aldrin con sonrisa beatífica, corte de pelo militar y la luna conquistada a sus espaldas.

En ocasiones desayunaba escuchando un disco de marchas militares, por decisión propia, y no obligado por mi capitán padre; por tanto no estoy hablando de la fuente de algún trauma infantil, no en esta ocasión,  las tarareaba -me refiero a las marchas desde luego- a la menor provocación. Alguna de mis vacaciones la pasé en el H. Colegio Militar como cualquier cadete (aunque supongo que la comida diferente y el buen trato venían del hecho de que mi padrino era por aquellos días comandante del cuerpo de cadetes, o sea, como el subdirector o algo así); y el único que en la ceremonia de los lunes en secundaria saludaba a la bandera con el debido respeto y marcialidad y no se quitaba la corbata del uniforme en todo el día era yo. El capitán Vadillo o sea mi padre, era jefe de la sección primera de la Primera Zona Militar sita en Palacio Nacional (algo así como un jefe de oficina pero con hartos adornos en el saco y  con gorra también adornada); y en ese carácter le tocó organizar gritos patrios, desfiles y “juras de bandera” -o sea esa cosa de patria o muerte venceremos pero vernácula- por los conscriptos del servicio militar (eso era en mayo), de modo y manera que el mes de la patria siempre tenían resonancias de grandeza y cosa buena.

Varias veces asistí a Palacio Nacional a ver el desfile y nada me gustaba más que escuchar la Marcha Dragona que tocaban los cadetes del colegio que desfilaban a caballo, los caballos mismos, engalanados y briosos eran por si  un espectáculo que disfrutaba bien harto. La noche previa me emocionaba el asunto de ver al presidente que fuera, saludar a la bandera, toda la breve pero emotiva ceremonia que se formaba entre él, el abanderado, su escolta, igual de la Escuela Naval  que del Colegio Militar y verlo salir después al balcón central del Palacio e invariablemente poner cara de asombro al mirar el zócalo lleno y lluvioso, no importa cuantas veces hubiera visto el mismo espectáculo...

En 1969 nació el hermano Miguel, precisamente el 16 de septiembre a las 6 de la mañana entre dianas, marchas y tambores...nació en el Hospital Central Militar. La noche previa en que mi hermana y yo nos vimos al cuidado de la abuela, mientras veíamos el grito proferido por Diaz Ordaz con todo su fealdad a cuestas, yo me puse el uniforme del colegio militar del capitán...nomás sin cerrar porque el es pequeño y esbelto fue y mi hermana una cosa como de china poblana y bailamos y cantamos para que la abuela no desmayara de la preocupación; esa fue una de las noches más divertidas que recuerdo...y la recuerdo cada 15 de septiembre

Tiempo después, el capitán se convirtió en contador, los briosos corceles fueron sustituidos por camiones desvencijados pero muy relucientes ellos, chatarra que nos venden los gringos, se acabó el desarrollo estabilizador, se esfumó el milagro mexicano, la decoración de las paredes de mi habitación cambió (nunca una niña en bikini...de alguna manera me salvé del mal gusto), nos cayó encima la crisis y después la crisis y después la crisis y el mes patrio se fue diluyendo entre neoliberalismos, usurpación de términos como solidaridad, mercados  y otras calamidades que desde luego no voy a relatar, por bien sabidas.  En los años siguientes el interés por la ceremonia gritona y el desfile del día siguiente también se diluyó, digo, cómo podría ser de otra manera con el regalo del petrolio a los gringos omnipresentes, por el error de diciembre, y de enero y febrero y...y las dificultades propias de los entornos internacionales los parteaguas coyunturales que motivaron infinidad de medidas dolorosas pero necesarias aunado a que sin lugar a dudas hay sus diferencias entre López Portillo (el presidente no su anciana caricatura) y Ernesto Zedillo...ese mismo.

La mañana del 15 pasado alguién me llamó para preguntarme dónde pensaba celebrar. Tras pensarlo unos segundos y en el colmo de la dilución contesté que nada había que celebrar, que la patria...la mía, anda bastante malita y averiada, entonces, no habiendo cosa que celebrar y así declarado...dispúseme a ver desde la ventana de mi casita los fuegos artificiales que lanzan  en la delegación Xochimilco...como todos los días del año, pues en la demarcación y barrios colindantes hay 367 fiestas al año...cuando a la Malicha se le ocurrió que sería buena idea ira a comer quesadillas y ver la xochimilca celebración en vivo y en directo, mezclados con los meros autóctonos del lugar florido.

Así, precautoriamente quedaron en casa relojes, adornos y carteras  y en unos minutos nos encontramos en el mero centro de Xochi. El ambiente muy diferente al de Coyoacán, por ejemplo, en donde abundan vándalos clasemedieros; aquí todos medio sonriendo, cada quien con su cada cual, medio sobreponiéndose, al caminar, del nefando ruido que producían los vendedores de discos pirata repartidos estratégicamente en las cuatro esquinas de la plaza. Por doquier, comedores de esquites, elotes tiernos, pambazos, tostadas, tacos, pan de nata empanadas de arroz con leche y demás extravagancias culinarias incluyendo las quesadillas ingeridas por el suscrito, hija y consorte.

A las 11 de la noche, puntualísimo el C. Delegado alzó estentórea voz para mentar a los héroes que nos dieron patria... ¡viva Hidalgo!, ¡viva Morelos!, ¡viva Allende!, ¡viva la corregidora!...¡viva México!, etc, coreado por unas...muchas personas y luego el tañir (¿tañer?) de una grabadora con campanas (la iglesia estaba cerrada...porque Juarez...no debió de morir...hay de morir...) y luego los cohetes y castillos claramente construidos por adminículos Made in China retebonitos ellos. Media hora después...cada quien a su casa a seguir la fiesta y la plaza fue quedando vacía. Nosotros regresamos y la Nata tuvo la malhadada idea de prender la TV por ver diferido lo que había ocurrido en  Palacio Nacional.

Y allí estoy frente al aparato justo en el momento en el que la cámara enfoca la entrada del presidente de paso lerdo y sonrisa bobalicona, con algo pegado a la mano que asemeja a un trapo (como la frazada de Linnus el de Charly Brown) pero que resulta ser su esposa y poco después como corresponde al protocolo ceremonial memorizado por mi, entra la escolta, esta vez de la Escuela Naval Militar precisos, seguros, con sus elegantes e imponentes uniformes de casaca larga, ahora el narrador baja la voz, ya presentan sus respetos al ese presidente y ese mueve las enormes manos con torpeza y por un momento parece que no está en el lugar y saluda al abanderado como quien saluda a un conocido lejano y se empieza a percibir cierto estupor en el cadete ...justo en el momento que retira la bandera del portabanderas para entregársela al presidente éste, imbécil todo él, SE DIRIGE AL BALCÓN CENTRAL CON LAS MANOS VACÍAS DÁNDOLE  LA ESPALDA AL CADETE  A LA BANDERA Y A 44 AÑOS DE MEMORIA (la mía desde luego...)Y NO PUEDO CREER  LO QUE ESTOY VIENDO y alguna alma caritativa le dice al señor extraviado...

psst, psstt...si, usté... el grandote con cara de idiota...ai le habla el señor del gorrito con la bandera en la mano...

y en ese momento, sólo en ese momento recapacita (o al menos parece hacerlo), regresa frente al cadete que ha tenido que enfrentase a un libreto jamás en su vida imaginado, le saluda nuevamente como a un viejo conocido de la secun, toma la bandera con el mismo donaire con el que arrastraba su mujer momentos antes y en compañía de ésta...cosa que tampoco recuerdo que haya sucedido antes del 2000, salió A LEER...A LEER lo que tenía que decir...

¡DIOS DEL CIELO...!...¿DÓNDE QUEDÓ TODO ESO QUE CONFORMÓ MI INFANCIA y, eventualmente uno de los gustitos de ser de por acá y vivir en este país...

Al día siguiente, todavía adolorido, la Nata...y por el gusto que le dan los caballos, a los que la mal acostumbró el hermano Miguel antes de largarse a vivir al Canadá, se vuelve a enchufar a la TV y lo primero que veo es una escena familiar que me causa espeluzne y repeluz, quizás acaso porque tampoco corresponde a mis recuerdos, pero aparece el mismo grandote con cara de idiota cargando a un pequeño y a la frazada trocada en mujer-esposa-madamás asomada al balcón dada su pequeñez con cara de que ella es la que tiene mando de tropas. Abajo se desarrolla el desfile y los cadetes del Colegio Militar y la Escuela Naval me hacen pensar brevemente ¿quién dijo que todo está perdido? y otra vez la Marcha Dragona que interpretan los primeros en un pequeño destacamento a caballo me anda emocionando...y luego otra vez la misma marcha pero esta vez interpretada por un destacamento de caballería motorizado (sic antiequino)...me devuelven la piel a su tono normal.

Poco después, el paso de la escuela militar de enfermeras (EME) provocó un diálogo entre narrador (N) y especialista, un Coronel de Infantería, Diplomado de Estado Mayor (DEM) (algo así como soldado non pelustra) que quedó más o menos como sigue:

N: ahora pasa frente a nosotros la EME...díganos coronel en que casos interviene la mujer dentro del ejército...?

DEM: la mujer en el ejercito interviene como enfermera  (sic), en labores de intendencia y administrativas...

N: en que año se fundó la EME...?

DEM: (con voz segura) el 21 de marzo de 1938...NOTE POR FAVOR EL LECTOR LA FECHA: 21 DE MARZO DE 1938

N: y díganos coronel quién era presidente en esos días....?

DEM:...silencio como de 15 segundos (o sea 15 segundos de silencio en la TV en vivo y en directo, a todo color desde luego pero eso, por el momento, es irrelevante para no vernos obligados a describir el color del tal silencio) y después...

DEM:...orita no lo recuerdo....

eso dijo el DEM....orita no lo recuerdo....

se me cayeron definitivamente los últimos bastiones de mi íntimo nacionalismo forjado durante la niñez. Si alguien me dijera que un militar Diplomado de Estado Mayor, es decir no cualquier cabo o sargento segundo de segunda...sino un mismísimo DEM no supo contestar a esa pregunta simplemente no lo creería...pero yo lo vi y escuché...

El caso es que en verdad mi patria anda malita, casi sin remedio y yo sigo viendo como se deteriora la imagen de los hombres altos a quienes nos empiezan a tener por... presidentes...¡puuuafff!

 

piesun

 

Eduardo, sus 50 y el regalo (hace 9 años! ... pero claro eso ustedes ya lo sabian)

Ciertamente...puedo contar historias. Casualmente por esos días tuve que acomodar curriculum con todo y comprobantes de 20 años de taloneo. En verdad he hecho cosas...por lo menos muchas y algunas buenas. He estado al menos en alguna ciudad de cada uno de los estados que conforman este país y en varios de ellos he pasado largas temporadas. He conocido lugares hermosos que no lo son más, sitios esplendorosos que todavía encantan en Baja California y Sinaloa. He estado en el desierto de Altar a 52 grados y en la laguna Victoria en el Estado de México a -6; en las barrancas del Cobre cuyo esplendor y brillo nunca se pueden olvidar y en una puesta de sol frente al peñasco de Puerto Peñasco en Sonora. Estar en Sahuayo y Ario de Rosales en Michoacán o en Monclova Coahuila, me han hecho preguntarme más de una vez por qué  es posible que existan pueblos tan feos como esos o cómo puede vivir la gente en Pénjamo Guanajuato con ese permanente olor a chiquero que inunda las calles a eso de las 6 de la tarde. Alguna vez amanecí en la mina de fierro más grande de América latina en Michoacán, en la tarde de ese día estuve en una presa en Monterrey y a la tarde del siguiente en una plataforma de petróleo en pleno Golfo de México.

En esos andares he visto gente de toda, compartido frijoles deliciosos con señoras de la sierra de Hidalgo y arroz picosísimo con caldo de chivo y gorgojos con campesinos de Oaxaca. He oido llorar de hambre a un niño en la sierra de Puebla, que es una de las experiencias que más me han enseñado de lo que es lo mero principal  y he jugado con lodo con una niña en Tequisquiapan Querétaro; he visto “pescar” gaviotas por pura diversión a hijos de pescadores en Pijijiapan, Chiapas y cómo los propios cooperativistas en Sinaloa se roban el camarón...su camarón...y cómo los judiciales protegen a los talamontes en Durango  mientras se roban la madera vigilados de cerca por guardias armados con cuernos de chivo pagados por las grandes empresas madereras.

En el inter he repartido propaganda del partido comunista a obreros de Aceros Ecatepec (1972), acompañado a los compas de Acros en su huelga (1973); participado, organizado y asistido a mítines y marchas del CEU (1987) organizado y ganado huelgas estudiantiles en la ENEP Zaragoza (1977) boicoteado a la cervecería Modelo por más de 12 años...y también buceado a 40 metros en un arrecife de 1,000 metros de profundidad, saltado desde una torre de entrenamiento para paracaidistas, volado en un avión de la segunda guerra mundial sentado en una tabla de madera, navegado en un remolcador que arrastraba 10,000 toneladas de sal de Guerrero Negro en Baja California Sur a la Isla Cedros en Baja California. He visto...pero especialmente he sentido a un par de ballenas y al ballenato de una de ellas andar jugando alrededor de una lancha en la que iba comiéndome una manzana y asistido a una plaza de toros cuando un toro saltó al primer tendido de sombra.  He estado en La Paz y Santa Cruz de la Sierra en  Bolivia, es decir en los Andes y en un afluente del Amazonas respectivamente...en Honduras, Nicaragua, Santiago , Valparaiso y Viña del Mar en Chile; en los estadios de béisbol de Houston, San Diego, New York, Boston y Miami, en Paris, Barcelona, Madrid, Toronto y...hasta en Guelph...el 20 de mayo arribaré a Stavanger en Noruega mercé de una beca que me dieron para ir a la 26 conferencia de la International Asociation of Impact Assessment.

En verdad en 50 años ... 50 espléndidos años algo se puede ver y algo hacer.  Sólo me falta...siempre me han faltado... los dineritos suficientes para hacerlo todo un poco más divertido...pero a veces eso me parece un exceso.

Y bien, con todo eso...y a que tengo un hermano queridísimo que puso su empeño en desburrizarme al respecto...

TODAVÍA NO PUEDO DIFERENCIAR A LA CG TIMES DE LA TIMES NEW ROMAN DE LA FOOTLIGHT MT LIGHT O DE LA BOOKMAN OLD STYLE... o de ... lo bueno es casi me da lo mismo...

Abrazo y beso

PD1.- Hoy leí esta frase en  un poema: “...Hoy cumplo 50 años y de regalo quiero el mar”...GUUUAUUU!!!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *